martes, 11 de agosto de 2009

Disautonomía familiar

Disautonomía familiar

El síndrome de Riley-Day es un trastorno que se hereda y que afecta la función de los nervios. Los síntomas están presentes desde el nacimiento y van empeorando con el tiempo y ocasiona que las personas no sientan dolor alguno.
Contenido
1 Nombres Alternativos
2 Síntomas
3 Insensibilidad al Dolor
4 Tratamiento
5 Pronósticos
6 Prevención
7 Referencias
8 Bibliografía
9 Enlaces externos
 
Nombres Alternativos
El síndrome de Riley-Day tiene diversos nombres:
Disautonomía familiar
Neuropatía sensorial
Autónoma hereditaria tipo IIIHYPERLINK \l "cite_note-1"[2]
 
Síntomas
Diarrea y estreñimiento
Escoliosis severa
Disminución en el sentido del gusto
Ronchas en la piel
Dificultades para alimentarse
Deficiencia en el crecimiento
Apnea
Sudoración mientras se come
Vómito
Ausencia de respuesta al estímulo doloroso
Falta de coordinación
Disminución en el sentido del gusto
Convulsiones
Fiebre
Presión sanguínea alta
HipotoníaHYPERLINK \l "cite_note-2"[3]
 
Insensibilidad al Dolor
La insensibilidad al dolor conduce a lesiones que no pueden percibir o lesiones que podrían no haber ocurrido si la persona hubiera sentido la molestia de esa lesión. Las personas que padecen este síndrome no pueden darse cuenta de que han sufrido quemaduras, heridas o roturas de miembros, por lo que generalmente mueren muy jóvenes a causa de accidentes o de acumulación de heridas. 
Tratamiento
Las personas con este síndrome debe seguir un tratamiento que puede incluir:
Protección contra lesiones
Tratamiento de la neumonía por aspiración
Terapia anticonvulsante si se presentan convulsiones
Gotas para los ojos para prevenir su resecamiento
Antieméticos para controlar el vómito
 
Pronósticos
Con los avances a que se han llegado actualmente en el diagnóstico y el tratamiento de este síndrome, la supervivencia de los involucrados continúa mejorando. Hoy en día un recién nacido con el síndrome de Riley-Day tiene un 50% de posibilidades de que pueda llegar a los 30 años.
 
Prevención
Buscar asesoría genética para informarse sobre el riesgo que puede haber y someterse a algunas pruebas cuando se considere apropiado.
Las pruebas genéticas son precisas para el síndrome de Riley-Day y pueden ser utilizadas para el diagnóstico de los individuos afectados, también para detectar portadores y un diagnóstico prenatal.
 

fuente: wikipedia.org
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada