domingo, 23 de agosto de 2009

Sindrome de alcoholismo fetal



En EE.UU., el alcohol (vino, cerveza o licor) es la principal causa evitable de anomalías congénitas físicas y mentales.

Cuando una mujer bebe alcohol durante el embarazo, se arriesga a dar a luz a un bebé que pagará las consecuencias -con deficiencias mentales y físicas- para el resto de su vida.

Aún así, muchas mujeres embarazadas beben alcohol, y se estima que cada año en EE.UU. uno de cada 750 bebés nace con un cuadro de problemas físicos, evolutivos y funcionales conocido como síndrome de alcoholismo fetal (SAF). Otros 40.000 niños nacen cada año con efectos del alcoholismo fetal (EAF).

En el caso de que su hijo sea adoptado, hay signos que pueden indicar la presencia de un síndrome de alcoholismo fetal. O, si usted ha consumido alcohol durante el embarazo y le preocupa que su hijo pueda padecer dicho síndrome, hay algunos signos en los que se debería fijar.

Signos y síntomas

Las características de los niños con SAF son:

  • bajo peso al nacer
  • menor perímetro craneal
  • retraso del crecimiento
  • retraso del desarrollo
  • disfunción orgánica
  • anomalías faciales, incluyendo ojos de tamaño inferior al normal, mejillas aplanadas y surco nasolabial poco desarrollado
  • epilepsia
  • problemas de coordinación y de motricidad fina
  • escasas habilidades sociales, incluyendo dificultad para establecer y mantener vínculos de amistad y para relacionarse en grupo
  • falta de imaginación o curiosidad
  • dificultades de aprendizaje, incluyendo poca memoria, incapacidad para entender conceptos como el tiempo y el dinero, deficiente comprensión lingüística y escasa capacidad de resolución de problemas
  • problemas de comportamiento, como hiperactividad, incapacidad para concentrarse, retraimiento social, testarudez, impulsividad y ansiedad.

Los niños con EAF presentan los mismos síntomas, pero en menor grado y tienen menos probabilidades de presentar deficiencia mental.


l síndrome alcohólico fetal (SAF) es una afección caracterizada por rasgos faciales anormales, retardo del crecimiento y problemas de sistema nervioso central, que puede presentarse si la mujer toma alcohol durante el embarazo. Los niños con SAF pueden sufrir de discapacidades físicas y problemas de aprendizaje, memoria, atención, solución de problemas y problemas sociales y de conducta.

El SAF es 100% prevenible si la mujer no bebe alcohol mientras está embarazada
Cuando una mujer embarazada bebe alcohol, también lo hace el bebé por nacer. No se conoce de ninguna cantidad de alcohol que no tenga efectos adversos en el embarazo y tampoco parece existir un período durante el cual se pueda beber alcohol con confianza durante el embarazo. Por lo tanto, se recomienda que las mujeres se abstengan de ingerir alcohol durante el embarazo. Las mujeres que son sexualmente activas y no usan ningún anticonceptivo eficaz deberían evitar tomar, pues podrían quedar embarazadas y no saberlo durante varias semanas o más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada