jueves, 13 de agosto de 2009

Linfedema

El sistema linfático está constituido por una red de vasos linfáticos especializados y diversos tejidos y órganos de todo el cuerpo que contienen linfocitos (glóbulos blancos) y otras células que ayudan al cuerpo a combatir las infecciones y las enfermedades. Los vasos linfáticos son similares a las venas pero tienen una pared más delgada. Algunos de estos vasos están muy cerca de la superficie de la piel y se pueden encontrar cerca de las venas; otros están justo debajo de la piel y en los tejidos grasos profundos cerca de los músculos y pueden encontrarse cerca de las arterias. Los músculos y las válvulas dentro de las paredes de los vasos linfáticos cercanos a la superficie de la piel ayudan a recoger fluidos y proteínas de los tejidos de todo el cuerpo y transportan la linfa en una sola dirección, hacia el corazón. La linfa es transportada lentamente a través de vasos linfáticos cada vez más grandes y pasa a través de unas estructuras pequeñas en forma de frijol llamadas ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos filtran las substancias dañinas para el cuerpo y contienen linfocitos y otras células que activan el sistema inmunitario para combatir las enfermedades. Con el tiempo, la linfa fluye hacia uno de dos conductos grandes en la región del cuello. El conducto linfático derecho recoge linfa del brazo derecho y el lado derecho de la cabeza y el pecho, y la desagota en la vena grande debajo de la clavícula derecha. El conducto linfático izquierdo o conducto torácico recoge la linfa de ambas piernas, el brazo izquierdo y la parte izquierda de la cabeza y el pecho, y desagota la linfa en la vena grande debajo de la clavícula izquierda.


El sistema linfático filtra líquido proveniente de los alrededores de las células. Éste es parte importante del sistema inmunológico. Cuando las personas se refieren a glándulas inflamadas en el cuello, por lo general, están hablando de los ganglios linfáticos inflamados. Las áreas más comunes en donde los ganglios linfáticos pueden palparse con facilidad, especialmente cuando se agrandan, son: la ingle, las axilas, por encima de la clavícula (área supraclavicular), en el cuello (área cervical) y en la parte posterior de la cabeza, por encima de la línea del cabello (área occipital).

El sistema linfático recoge exceso de fluidos y proteínas de los tejidos corporales y los devuelve al torrente sanguíneo. Las proteínas y las sustancias que son demasiado grandes se transportan a través de las paredes de las venas y se recogen mediante los vasos linfáticos porque tienen paredes más delgadas. Se puede presentar un edema cuando hay un aumento en la cantidad de fluidos, proteínas y otras sustancias en los tejidos corporales debido a problemas en los vasos capilares sanguíneos y las venas, o un bloqueo en el sistema linfático.

El linfedema puede ser primario o secundario. El linfedema primario es un trastorno hereditario poco común en el cual faltan tanto los ganglios como los vasos linfáticos o son anormales. El linfedema secundario suele ser producto de un bloqueo o corte en el sistema linfático, usualmente los ganglios linfáticos en el área de la ingle y la axila. Los bloqueos pueden deberse a infección, cáncer o tejidos cicatrizados como consecuencia de la radioterapia o la extracción quirúrgica de los ganglios linfáticos. Por lo general, el linfedema que es secundario al cáncer no es potencialmente mortal. Este sumario trata sobre el linfedema secundario.

Presentación aguda versus presentación gradual del linfedema

Existen cuatro tipos de linfedema agudo. El primer tipo de linfedema agudo es leve y dura poco tiempo; se presenta pocos días después de la cirugía para extraer los ganglios linfáticos o después de una lesión de los vasos linfáticos o venas justo debajo de la clavícula. El miembro afectado puede estar tibio y ligeramente enrojecido, pero generalmente no es doloroso y suele mejorar en el lapso de una semana si se mantiene levantada la pierna o el brazo afectado, y se ejercitan los músculos del miembro afectado (por ejemplo, abriendo y cerrando el puño). El segundo tipo de linfedema agudo se presenta entre 6 y 8 semanas después de una cirugía o durante el curso de la radioterapia. Este tipo de linfedema es una consecuencia de la inflamación de los vasos linfáticos o las venas. El miembro afectado es sensible, tibio o caliente, y enrojecido y se trata manteniendo el miembro elevado y tomando medicamentos antiinflamatorios. El tercer tipo de linfedema agudo se presenta con frecuencia después de una picadura de insecto, una herida o golpe leve, o una quemadura que ocasione infección en la piel y en los vasos linfáticos cercanos a la superficie de la piel. Puede presentarse en un brazo o una pierna que tiene inflamación crónica. El área afectada está rojiza, muy sensible y caliente; el tratamiento consiste en mantener la pierna o el brazo elevado y tomar antibióticos. No se debe utilizar bomba de compresión y el área afectada no se debe envolver con bandas elásticas durante las etapas tempranas de la infección. Un leve enrojecimiento puede continuar después de la infección. El cuarto y más común tipo de linfedema agudo progresa lentamente y se empieza a notar entre 18 a 24 meses después de la cirugía o hasta varios años después del tratamiento del cáncer. El paciente puede presentar malestar de la piel, dolor en el cuello, los hombros, la columna vertebral o las caderas causado por el estiramiento de los tejidos blandos o el uso excesivo de los músculos, o por cambios en la postura que pueden aumentar el peso que soporta el brazo o la pierna.

Linfedema temporario versus linfedema crónico

El linfedema temporario es un trastorno que dura menos de seis meses. La piel se hunde al hacerle presión y se queda hundida, pero no se endurece. El paciente corre más riesgo de contraer linfedema si presenta una de las siguientes condiciones:

Drenajes quirúrgicos que dejan escapar proteínas en el lugar de la cirugía.
Inflamación.
Incapacidad de mover los miembros.
Pérdida temporaria de la función linfática.
Obstrucción de una vena por un coágulo sanguíneo o inflamación.
El linfedema crónico (a largo plazo) es el más difícil de tratar de todos los tipos de edema. El sistema linfático dañado de la parte afectada del cuerpo es incapaz de manejar el aumento de fluido que necesita drenarse de los tejidos corporales. Esto puede presentarse a causa de una de las siguientes condiciones:

Reaparición o diseminación de un tumor a los ganglios linfáticos.
Infección o lesión de los vasos linfáticos.
Periodos de estar incapacitado de mover los miembros.
Radioterapia o cirugía.
Incapacidad de controlar los síntomas tempranos de linfedema.
Bloqueo de una vena por un coágulo sanguíneo.
Un paciente que está en los estadios tempranos del linfedema presentará inflamación que se hunde cuando se le aplica presión y queda hundida pero permanece blanda. La inflamación se mejora con facilidad dando apoyo al brazo o la pierna en una posición elevada, mediante ejercicios suaves y el uso de ropa elástica que sirva de soporte. Los problemas continuos en el sistema linfático hacen que los vasos linfáticos se expandan y permitan que la linfa retroceda hacia los tejidos corporales y agrave el problema. El dolor, el ardor, el enrojecimiento y la hinchazón se presentan cuando el cuerpo trata de deshacerse del exceso de fluido. La piel se vuelve dura y tirante, y no se mejora al elevar la pierna o el brazo ni al usar ropa elástica de soporte.

Los pacientes con linfedema crónico tienen más riesgo de padecer infecciones. Aún no existe un tratamiento eficaz para los pacientes que sufren de linfedema crónico avanzado. Una vez que los tejidos corporales se han estirado repetidamente, el linfedema puede reaparecer con más facilidad.

Factores de riesgo

Entre los factores que pueden conducir a la presentación del linfedema se incluye la radioterapia dirigida a un área donde se extrajeron quirúrgicamente ganglios linfáticos, problemas postoperatorios que causan inflamación del brazo o la pierna, un número grande de ganglios linfáticos extirpados durante la cirugía y la edad avanzada. La parte del cuerpo que se trata puede afectar el sitio donde se presenta el linfedema. Por ejemplo, el linfedema en los brazos se puede presentar después del tratamiento del cáncer de mama, y el linfedema en las piernas se puede presentar después del tratamiento del cáncer de la vulva.

Entre los factores de riesgo del linfedema se encuentran los siguientes:

Cáncer de mama, si el paciente recibió radioterapia o se le han extirpado ganglios linfáticos. La aplicación de radioterapia a la axila después de extirparse los ganglios linfáticos y tener un número grande de ganglios linfáticos extirpados aumenta el riesgo de contraer linfedema.

Extracción de los ganglios linfáticos de la axila, la ingle y las regiones pélvicas.

Radioterapia dirigida a la axila, ingle, y regiones pélvica o del cuello.

Cicatrización de los tejidos en los conductos linfáticos o las venas y bajo la clavícula, ocasionada por la cirugía o la radioterapia.

Cáncer que se ha diseminado a los ganglios linfáticos del cuello, pecho, axila, pelvis o abdomen.

Tumores que crecen en la pelvis o el abdomen y que involucran o presionan los vasos linfáticos o el conducto linfático mayor en el pecho, y obstruyen el drenaje linfático.

Tener una dieta inadecuada o tener sobrepeso. Estos trastornos pueden retrasar la recuperación y aumentar el riesgo de linfedema.


El síndrome de la uña amarilla se caracteriza por uñas amarillas que no poseen cutículas, crecen lentamente y se encuentran flojas o sueltas (onicólisis). A menudo, este síndrome se relaciona con trastornos pulmonares y con el linfedema.


Linfedema en extremidades inferiores.
Es un edema tisular por fallo en el drenaje linfático que suele afectar a una o más extremidades. Puede aparecer desde semanas hasta 30 años después de la cirugía. Factores de riesgo: cirugía axilar o inguinal, infección postoperatoria, radioterapia y metástasis ganglionares. Los síntomas más frecuentes son la tirantez, pesadez, trombosis, malestar emocional. Es característico la hinchazón de la extremidad persistente (sin fóvea), que no mejora con la elevación nocturna. Es importante diferenciar del edema por otras causas (insuficiencia cardiaca, hipoproteinemia, Insuficiencia renal terminal, fármacos, trombosis o inmovilidad entre otras).




Diagnóstico

Aún no existen criterios específicos para diagnosticar el linfedema. Alrededor de la mitad de los pacientes que sufren de edema leve describen que la pierna o el brazo afectado se siente más pesado o lleno que de costumbre. Para evaluar si el paciente presenta linfedema, se debe tomar sus antecedentes clínicos y hacerle un reconocimiento físico completo. Los antecedentes deben incluir cualquier cirugía anterior, problemas postoperatorios y del tiempo transcurrido entre la cirugía y la aparición de síntomas de edema. Se debe determinar si ha habido algún cambio en el edema, así como cualquier infección o lesiones pasadas. También es importante para el diagnóstico conocer los medicamentos que toma el paciente.

fuente: http://www.cancer.gov/espanol/pdq/cuidados-medicos-apoyo/linfedema/Patient/page2




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=MYwEy3MKRJs
Linfedema asociado al cancer de mama.
linfedema

Es el bloqueo de los vasos linfáticos, los cuales drenan líquido desde los tejidos a través de todo el cuerpo y permiten que las células del sistema inmunitario viajen hasta donde sean requeridas.

La obstrucción linfática también se llama linfedema, que significa inflamación de los conductos linfáticos.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Hay muchas causas de obstrucción linfática, como:

Infecciones cutáneas tales como celulitis (más común en pacientes obesos)
Infecciones parasitarias como la filariasis
Lesión (traumatismo)
Tumores
Cirugía
Radioterapia
En las sociedades occidentales, una de las causas más comunes del linfedema es la mastectomía con disección axilar (extirpación de mamas y tejido linfático por debajo del brazo a causa de un cáncer de mama), que puede ocasionar linfedema del brazo entre el 10 y el 15% de los pacientes. Esta situación se presenta debido a que el drenaje linfático del brazo pasa a través de la axila y los tejidos de ésta son extirpados durante la mastectomía.

Existen formas raras de linfedema congénito (presente al nacer) que pueden provenir de problemas en el desarrollo de los vasos linfáticos.

Síntomas

Hinchazón persistente (crónica), usualmente de brazos o piernas.

Signos y exámenes

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica.

Se pueden realizar los siguientes exámenes:

Linfangiografía
Linfogammagrafía
IRM

Tratamiento

El tratamiento para el linfedema abarca:

Ejercicios de amplitud de movimiento
Compresión (usualmente con vendajes de múltiples capas)
Drenaje linfático manual
El drenaje linfático manual es una técnica terapéutica de masaje leve que involucra el movimiento de la piel en direcciones particulares sobre la base de la estructura del sistema linfático. Esta técnica estimula el drenaje de líquido y de desechos a través de canales apropiados.

Otros aspectos importantes del tratamiento incluyen el cuidado de la piel para prevenir lesiones, infección y ruptura de la misma, al igual que los programas de ejercicios y movimientos suaves. Los ejercicios deben estar cuidadosamente diseñados por un fisioterapeuta para estimular el drenaje sin que se produzca hinchazón a causa del exceso de ejercicio, ya que esto podría empeorar la afección.

El uso de medias de compresión en el área afectada o de bombas de compresión neumática intermitente puede servir. El médico y el fisioterapeuta decidirán cuáles son los mejores métodos de compresión.

En algunos casos, se utiliza la cirugía, pero su efectividad es limitada y se requiere de mucha experiencia con el tipo de procedimientos. De la misma manera, la fisioterapia se necesita incluso después de una cirugía para reducir el linfedema.

Entre algunas de las opciones quirúrgicas se pueden mencionar:

La extirpación de los tejidos linfáticos anormales
La liposucción
El trasplante de tejidos desde áreas con tejidos linfáticos normales hasta áreas con drenaje linfático anormal (menos común)
Rara vez, se realizan derivaciones de los tejidos linfáticos anormales con injertos venosos, pero con frecuencia no se tiene éxito con estos procedimientos y por lo general se realizan sobre bases experimentales.

Expectativas (pronóstico)

El linfedema es una enfermedad crónica que usualmente requiere de un manejo durante toda la vida. En algunos casos, esta afección mejora con el paso del tiempo, pero usualmente persiste algún grado de hinchazón durante años después de su inicio.

Complicaciones

Además de la hinchazón, las complicaciones más comunes abarcan:

Ruptura de la piel
Heridas y úlceras crónicas
De esta manera, los pacientes deben estar muy atentos con el cuidado y la higiene de la piel. Igualmente, existe un pequeño riesgo de desarrollo de cáncer relacionado con el tejido linfático.

fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001117.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada