viernes, 25 de septiembre de 2009

Enfermedad de Bowen


La enfermedad de Bowen es un carcinoma de células escamosas intraepitelial que aparece en personas de edad avanzada como una mácula,
pápula o placa de patrón anular o policíclico, eritemato escamosa, de crecimiento progresivo y localizada principalmente en zonas fotoexpuestas.
La exposición crónica solar y/o a arsénico son factores de riesgo conocidos, mientras que el VPH se ha cuestionado en su etiopatogenia.
Las formas pigmentadas son inusuales; según Ragi y cols ocurren en un 1.7% de los casos.
Presentamos dos casos de enfermedad de Bowen con una presentación inusual.

Enfermedad de Bowen

La enfermedad de Bowen consiste en una forma de carcinoma epidermoide (in situ), originalmente descrito en 1921 por John T. Bowen. Usualmente es persistente y progresivo, con posible potencial de malignización, aunque también puede ocurrir regresión parcial de la lesión. Estudios sugieren que el riesgo de carcinoma invasivo es alrededor de 3%.[1]

Contenido

Fisiopatología

Daño solar crónico e ingestión de arsénico inorgánico han sido implicados como factores etiológicos en el desarrollo de la enfermedad de Bowen. El Virus del Papiloma Humano también ha sido documentado como causa de esta patología, especialmente el HPV16. Otras asociaciones como genéticas, trauma, radiación podrían estar relacionadas.

Enfermedad de Bowen, corte histológico visto bajo microscopio


Histología

La epidermis es remplazada por queratinocitos anormales con desordenes en la maduración y perdida de polaridad. El estudio histológico de la enfermedad de Bowen muestra una acantosis epidérmica con presencia de queratinocitos atípicos, con alteración de la morfología normal, ausencia de maduración y mitosis que afectan a todo el espesor de la epidermis.

Clínica

Clínicamente se presenta como pápula, mácula o placa, bien delimitada, escamosa, eritematosas, descamativas, de crecimiento centrífugo lento, que pueden asemejarse a las lesiones de psoriasis, pero son mucho más estables y no responden al tratamiento con corticoides. La mayoría son lesiones solitarias, se extienden por todo el espesor de la epidermis, aunque la membrana basal permanece intacta. Ocurre predominantemente en mujeres, es rara en menores de 30 y afecta frecuentemente a mayores de 60 años.

Diagnostico diferencial

Psoriasis

Eczema crónico

Carcinoma basocelular superficial

Enfermedad de Paget cutánea

Tratamiento

Criocirugía, coagulación o extirpación quirúrgica de la lesión, con el objetivo de destruirla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada