miércoles, 12 de agosto de 2009

Especial: Javier Botet


Hoy hablare sobre Javier Botet un actor español que padece la extraña enfermedad sindrome de marfan, la apariencia que ocasiona dicha enfermedad y sobre todo que el no se dio por vencido y estudio artes en granada le ha abierto las puertas al cine del terror., adelante les dejo su biografia:
Hijo de Agustín Andrés Botet Rodriguez y Maria del Carmen Servilia López Nieto. Tras vivir sus primeros 5 años en su ciudad natal, debido al trabajo de su padre se muda a vivir otros 5 años a Cuenca, seguido de 2 años en Almería y finalmente a Granada donde vive hasta terminar sus estudios de Bellas Artes en el año 2001. En 2002 se muda a Madrid donde reside hasta 2009 al menos. A los 5 años se le diagnostica el Síndrome de Marfan, y es intervenido en Madrid para solucionar su pectus excavatum, a los 20 años por problemas de espalda y más tarde a los 28 para prevenir problemas aórticos propios de esta enfermedad. La hiperlaxitud de ciertos tejidos que acarrea este síndrome le dan dedos extremadamente largos y finos y una altura de 2 metros, así como un aspecto fisico peculiar que, unido a su predisposición a las artes escénicas, le ofrecen su primera oportunidad en el mundo del cine en una película de terror dirigida por Brian Yuzna: Beneath stil water (2005); tras estas siguen otras de especial éxito, en especial Rec (2007), dirigida por Jaume Balagueró; también ha actuado como actor ocasional en numerosos seriales televisivos, como Planta 25, La que se avecina, Génesis, Los hombres de Paco y Plutón B.R.B. Nero entre otros.
Para los que no han leido o no se acuerdan que es el sindrome de marfan les dejo una pequeña explicacion:
El síndrome de Marfan es una enfermedad rara del tejido conectivo, que afecta a distintas estructuras, incluyendo esqueleto, pulmones, ojos, corazón y vasos sanguíneos. Se caracteriza por un aumento inusual de la longitud de los miembros. Se cree que afecta a una de cada 10.000 personas y, a diferencia de otros problemas genéticos, no afecta negativamente a la inteligencia.

Un dia mientras caminaba, encontro un papel de propaganda en la calle en el que se anunciaba un concurso de efectos especiales:
-Miré la cuartilla de propaganda de dos modos –explica Javier Botet- Uno, por el curso, que en sí mismo me interesaba, dos, dándome cuenta de que el curso lo impartía alguien que de verdad estaba involucrado en el mundo del cine. Ese hombre estaba trabajando, en esos momentos, para Filmax, más concretamente junto al gran Brian Yuzna (Reanimator).

Así que, unos días después de comenzar el curso, cuando ya había algo de confianza, Javier se acercó a quien lo impartía, y le dijo:

-Sé que estás trabajando con Brian Yuzna ¿Te importa enseñarle unas fotos mías?

-Me había fijado en ti –confesó el profesor- Había visto que tienes un físico que se puede aprovechar mucho en el mundo del cine: pero temí molestarte si te lo indicaba.

-No –repuso Javier Botet- Yo voy a tope. Mi singular físico es algo que tengo superado. Soy consciente de que tengo un material buenísimo para sacar partido de él. Y el cine es lo que más me gusta de la vida. Usadme para lo que queráis. Quiero trabajar en esto.

Tras realizar dicho papel, Javier llamó a su madre, con lágrimas, muy emocionado: le informó que el cuerpo, que toda la vida le había dado tantos problemas, ahora le había permitido cumplir su gran sueño: actuar en una película y dirigido, nada más y nada menos que por uno de sus ídolos.

No obstante, la mala suerte llegó a Javier. Días después de su primera intervención cinematográfica, tuvieron que ingresarle en el hospital: por culpa de su mal tenía que enfrentarse a una operación en el corazón: a vida o a muerte. Tras realizársela, los médicos no entendían cómo seguía viviendo:

-¿Tiene su hijo ganas de vivir? –preguntaron a su madre.

-Sí. Mi hijo tiene un montón de cosas por hacer.

Javier salió de ese hospital. Sin voz. Porque los médicos le dijeron que nunca más podría volver a hablar: una vez más se equivocaron: Javier asistió a centros de rehabilitación: logro recuperar el habla.

-El cine, salvó mi vida –reconoce Javier Botet.

Nada más pisar la calle, a Javier Botet le ofrecieron dos papeles cinematográficos que por supuesto aceptó. El primero, nada más y nada menos que "Su Majestad Minor" (Sá Majesté Minor) dirigido por Jean Jacques Annaud (El nombre de la rosa, El oso). La segunda, una extraña película "REC" dirigida por Jaume Balagueró y Paco Plaza por la que nadie, en principio, daba un duro y que recientemente ha conseguido ser multipremiada en Sitges además de haber sido adquirida por Hollywood. “Rec” (que se estrena en España el 23 de Noviembre) es ahora propiedad de Sony Pictures que planea realizar un remake, según anunciaron sus directores en Sitges, exactamente igual al original. Y por supuesto, han pedido a Javier Botet que repita el papel que interpreta en la película: hace 3 días Hollywood llamó por teléfono a su casa, rogándoselo.

FUENTE: wikipedia, algunos blogs y uno que otro parrafo mio.

Aqui les dejo su blog:

http://javierbotet.blogspot.com

Su pagina web:

http://www.javierbotet.com



3 comentarios:

  1. Wooow sorprendente historia la de este chico. Yo tambien tengo sindrome de Marfan, pero lamentablemente o afortunadamente; no soy tan alto. Que talento el de esta persona! Y tu amigo sigue escribiendo asi!

    ResponderEliminar
  2. no habia escuchado de este sindrome pero creo que mi hijo puede tenerlo. tiene 10 años supera en altura a su hno de 12 pero no lo supera en peso. podrian decirme como evoluciono a la edad de mi hijo

    ResponderEliminar
  3. Este chico es un actorazo. Solo con verle en Mamá o Rec te das cuenta. Pero es que encima tiene vis cómica. (Las Brujas de Zugarramurdi). Y sobretodo su capacidad de sobreponerse a todo. Soy fan, de verdad.

    ResponderEliminar